8 feb. 2010

Hora del té en casa de Luna Meyer


Lo primero que pensó cuando bajó de la nave y puso el pié en aquella plataforma, fue que aquel paisaje le inspiraría para escribir. Luna Meyer, Luna destruida por un meteorito despistado. Mientras observaba los fragmentos que ya se reunían en el anillo gravitacional como buenos amigos a los que han echado de una fiesta, se preguntó si habría alguien pensando en él, en el vasto universo, en aquel momento.

2 comentarios:

Lunazul dijo...

Que conste que no solo comento porque se trate de una referencia a mi hermano...jejejej.
Sino porque la ilustración y el dibujo como siempre, me dejan con la boca de par en par!
Ya cambié el diseño de mi plantilla, así que si alguna vez quieres comentarme ya se puede!jejeje
Besazos toscanos!

Luna Meyer. dijo...

pensar "hace ya un par de semanas que no entro al blog de ricardo, a ver que tiene"

y ver este pedazo de trabajo ( como todos los que haces...) y ese guiño... :) muchas gracias.

un abrazo